Menopausia y Equilibrio según el Ayurveda

Un estilo de vida saludable es la principal recomendación para prevenir los problemas de salud más importantes que puedan presentarse después de la menopausia. De acuerdo con el Ayurveda, esta recomendación es igualmente válida para aliviar los síntomas durante el período de transición a la menopausia. Cómo efectúes esa transición dependerá principalmente de qué tan saludable sea tu estilo de vida y seas tú en términos generales, y cuánto equilibrio hayas alcanzado en el momento que llegues a la menopausia. Si tu vida es estresante y agitada entre los 30 y los 40 años, lo más normal será que padezcas cambios de humor, problemas de sueño y sofocos cuando tus hormonas empiecen a cambiar. Por el contrario, si llevas una vida con hábitos saludables y controlas adecuadamente tus niveles de stress, lo normal será que pases por la menopausia sin mayores síntomas.

Los problemas de salud que se presentan en la menopausia reflejan desequilibrios en el cuerpo que ya estaban creciendo antes y que quedan al descubierto por el stress de las hormonas alteradas. Los síntomas de la menopausia no son más que llamados de atención de la naturaleza para que empieces a prestar atención a tu salud. El período que va de los 45 a los 55 es una década crítica de acuerdo con el Ayurveda, porque sienta las bases sobre la que se apoyará tu salud a partir de ese momento. Del mismo modo que poner dinero en tu plan de pensiones, invertir puntualmente en tu salud puede modificar de forma determinante el margen de años saludables a partir de la mitad de la vida en adelante. Especialmente si no has prestado atención a tu salud entre los 30 y 40, hacer cambios en tus hábitos de vida ahora es fundamental para asegurar que madures bien sin la carga de problemas crónicos de salud.

Lo que puedes hacer hoy para estar ‘en equilibrio’ Aunque llevar una dieta sana y hacer suficiente ejercicio establecen la base de una buena salud para todo el mundo, cada mujer experimenta la menopausia de forma única. Los síntomas varían de mujer a mujer. Saber de forma precisa de qué forma tu organismo está desequilibrado, puede llevarte a elegir los cambios principales en tu estilo de vida que necesitas efectuar para aliviar tus síntomas. El Ayurveda sostiene que el tpo de síntomas que tienes dependen de qué ‘dosha’ o principio básico está fuera de equilibrio en tu cuerpo o tu mente.

Existen tres principios básicos: movimiento y circulacion (vata o aire), fuego y metabolismo (pitta o fuego) y sustancia corpórea (kapha o tierra). Y existen tres tipos básicos de desequilibrio relacionados con los tres doshas. Aliviar tus síntomas puede ser tan fácil como ‘leer’ los síntomas de tu dosha y tomar las medidas necesarias para devolver al dosha a su equilibrio. Estos son los síntomas e indicaciones de hábitos de vida adecuados para los desequilibrios de cada uno de los tres doshas:


Tipo V (Vata): Con tendencia a la nerviosidad: ansiedad, pánico, cambios de humor, sequedad vaginal, pérdida del tono de la piel, sensación de frío, períodos irregulares, insomnio, sofocos suaves o variables en intensidad, estreñimiento, palpitaciones, hinchazón, molestias y dolor en articulaciones. Consejos ayurvédicos: aumentar el consumo de comida y bebida caliente, mantener regularidad en las comidas, ir temprano a dormir, masajes con aceite, meditación, yoga, andar, usar especies como hinojo y comino. Disminuir el consumo de cafeína y otros estimulantes, el azúcar refinado, las bebidas frías, las ensaladas.

Tipo P (Pitta): Con tendencia al Enojo: enojo, irritabilidad, sensación de calor, sofocos, sudores nocturnos, reglas abundantes, sangrado excesivo, infecciones de tracto urinario, erupciones cutáneas y acné.

Consejos ayurvédicos: aumentar las comidas refrescantes, el consumo de agua, los jugos de frutas dulces (uvas, peras, cerezas, mangos, melones, manzanas), zuquini, calabacín amarillo, pepino, usar alimentos biológicos. Ir a la cama antes de las 10 de la noche y tratar de terminar de trabajar temprano por las tardes. Disminuir la exposición excesiva al sol o a la calefacción, las comidas con muchas especies calientes, el alcohol y las bebidas calientes.

Tipo K (Kapha): Con tendencia al aumento de peso: lentitud, letargia, aumento de peso sin razón aparente, retención de fluidos, infecciones por hongos, haraganería, depresiva, falta de motivación, con digestiones lentas.

Consejos ayurvédicos: aumentar el ejercicio, el consumo de frutas, granos completos, legumbres, vegetales, usar especies como la pimienta negra, la cúrcuma y el jengibre. Levantarse temprano (alrededor de las 6 de la mañana). Reducir carnes, quesos, azúcar, comidas y bebidas frías.

Tus sistemas de apoyo hormonal

El Ayurveda sostiene que tus cambios hormonales durante la menopausia serán muy suaves y fáciles si estos tres factores están en orden:

Tu sistema mente/cuerpo (formado por los tres doshas) está equilibrado
Tu dieta es completa y rica en fitoestrógenos
Tu cuerpo está limpio y desbloqueado en el interior de forma que tus hormonas pueden hablar a tu cuerpo de manera efectiva.
¿Sabías que tus ovarios y tus glándulas adrenales continúan produciendo estrógenos y precursores de estrógenos (pre-estrógenos) después de la menopausia, dándole a tu cuerpo su propio sistema de apoyo hormonal? El Ayurveda sostiene que la producción de estas hormonas después de la menopausia será optima si tu mente y tu cuerpo están en equilibrio, produciendo la cantidad de estrógeno necesaria para que no se presenten sofocos y para mantener tu huesos, piel, cerebro, intestinos y arterias saludables.

Mantener tus doshas en equilibrio, como se ha comentado más arriba, es el primer paso para asegurar una producción hormonal adecuada después de la menopausia, pero también pueden ayudar el uso de materias ayurvédicas. Raíz de espárrago indio (shatavari; asparagus racemosus), lavanda de hoja gruesa (chorak, angelica glauca -relacionada con la hierba tonificante femenina china Dong Quai) raíz de regaliz, sándalo, madreperla, coral rojo, rosa entre otros, se usan habitualmente en combinaciones sinérgicas y equlilibradas para ayudar a aliviar sofocos, problemas de líbido, irritabilidad, cambios de humor y otros síntomas menopáusicos.

Ayuda hormonal con plantas: ¡no se trata sólo de soja!

La dieta también juega un papel clave en el equilibrio hormonal durante y después de la menopausia. Es bien conocido que las mujeres japonesas raramente sufren sofocos y probablemente se deba a que sus dietas contienen grandes cantidades de soja, un alimento rico en ciertos fitoestrógenos llamados ‘isoflavonas’. No obstante, los productos de soja no son la única fuente de fitoestrógenos. Otra fuente igualmente saludable de fitoestrogenos son los ligninos, compuestos encontrados en varios alimentos completos como granos, cereales, porotos y lentejas secas, lino, semillas de girasol y maní, vegetales como los espárragos, las batatas, zanahorias, ajo y brócoli, y en frutas como las peras, las cerezas y las frutillas.

Hierbas y especies comunes como el tomillo, orégano, nuez moscada, cúrcuma y regaliz también tienen propiedades estrogénicas.

De esta forma, si simplemente llevas una dieta variada alta en frutas, vegetales, granos enteros y legumbres secas estarás sin proponértelo tomando un festín de fitoestrógenos en tu cocina diaria. Variedad y moderación son cuestiones importantes porque de la misma manera que demasiado estrógeno después de la menopausia no es bueno, demasiado fitoestrógeno también podría ser peligroso. Peligro que puedes evitar si obtienes el fitoestrógeno que necesitas de forma natural a través de la dieta, en vez de con suplementos o tabletas concentradas.


Como ejemplo, los sofocos que no ceden a pesar de las hierbas, la dieta, el ejercicio e incluso también la THS, normalmente implican un problema con ‘ama’. Uno de mis mentores en Ayurveda lo explicaba así: cuando los canales de tu cuerpo están atascados con residuos, el fuego del metabolismo se enciende en los tejidos. Los sofocos son resultado de oleajes repentinos en el flujo sanguíneo que se producen cuando el cuerpo intenta limpiar los canales y disipar rápidamente el fuego. Un fenómeno similar tiene lugar cuando tienes la calefacción alta en una habitación muy caliente y todas las ventanas y puertas están cerradas. Para enfriar la habitación, primero hace falta bajar la calefacción (ver Consejos ayurvédicos para el Tipo P), pero también es necesario abrir de par en par las ventanas y puertas (como cuando eliminas ‘ama’) para que el calor pueda fluir hacia fuera.


En este caso, un programa tradicional de desintoxicación ayurvédico llamado Terapia de Rejuvenecimiento , o ‘panchakarma’, podría ser necesario para limpiar los canales del cuerpo y alcanzar el alivio de los síntomas. Este enfoque de limpieza interior es también el tratamiento prescripto para problemas más serios como osteoporosis o colesterol alto. Un estudio publicado en una edición reciente de ‘Alternative Therapies in Health and Medicine’ (Terapias alternativas en salud y medicina) confirmaba que este método ancestral de masaje con aceite herbal, tratamientos con calor y terapias suaves de limpieza interna definitivamente reducen el nivel de toxinas en el cuerpo. Disruptores hormonales y pesticidas como el DDT se redujeron en aproximadamente el 50% después de 5 días de tratamiento. Otros estudios muestran una reducción general en los síntomas físicos, un aumento del ‘colesterol bueno’ y una reducción de radicales libres .

Lo más importante a recordar en la etapa media de la vida es que los problemas de salud no florecen de cualquier parte cuando empiezan a fluctuar y caer tus niveles de estrógeno. Más bien se trata de un efecto acumulativo de hábitos de vida perjudiciales de décadas -trasnochar, comida rápida, comer de prisa, mucho estrés, muy poco ejercicio- que propician mucho antes de la menopausia afecciones crónicas y envejecimiento. Los síntomas que tienes sólo te están indicando el nivel de tu desequilibrio. Las buenas noticias son que con unos pocos cambios básicos en tu estilo de vida y cuando haga falta, el poder sanador del Ayurveda, los desequilibrios subyacentes se pueden resolver, preparando el camino para una transición suave hacia la menopausia y una gran salud en los años venideros.

Fuente: Nancy Lonsdorf M.D. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close